Encuentro Madrid 2011

En la octava edición de Encuentromadrid (www.encuentromadrid.com), la Casa de San Antonio, juntos con muchas otras ONG, monta su stand, pero esta vez ha pasado algo inesperado.

Milagros nos cuenta: «Es la primera vez que voy al EM pues antes no pude ir por distintas razones y la verdad, es que iba pensando que sería como una feria con muchos stands grandes y cuando entré y me di la vuelta, vi que la imagen que tenía era otra cosa. Para los niños había juegos, para los adolescentes un concierto de música que yo ya no conozco, pero ellos estaban allí saltando, y después las conferencias para los menos jóvenes y el concierto de cantos alpinos en la que había desde niños hasta abuelos.

El EM no es solo una feria como otras, sino una reunión de una familia grande, muy grande, en la que hay muchas cosas, pero sobre todo amistad». Y Mª Luisa: «En la preparación de nuestro stand tuvimos una idea: decorar la mitad con una alfombra y unos puf, una mesita con tetera y vasitos marroquí para ofrecer un buen te con hierbabuena a los que se acercaban.

El viernes por la mañana, cuando llegamos para montar, con Leo, Samia (nuestra secretaria marroquí) y Emeterio y Braith (de la Casa de acogida de hombres), la gente nos miraba – una musulmana en una concentración de cristianos llama bastante la atención – pero lo sorprendente fue que cuando vieron que estaba en la Casa de San Antonio, las miradas empezaron a ser diferentes: ya era "una de nosotros". Y ver que se quedaba hasta el final del día, que estuvo en el concierto… verla contenta, fue espectacular».

«¿Con qué me quedo del Encuentromadrid de este año? – escribe Marijo – Empecé el miércoles en el montaje y ya sólo por estar allí me sorprendía encontrarme con una realidad viva, no sólo con un grupo de amigos con una "amistad operativa". Estar allí fue un regalo para comprender el lema "Inteligencia de la fe, inteligencia de la realidad". En el encuentro sobre inmigración, Antonio nos dijo que lo importante para cada uno de nosotros es sentirse preferido en todos los ámbitos de la vida: en el familiar, en el trabajo, en los amigos... sentirse querido por Otro.

Otra cosa curiosa fue ver la obediencia de María Luisa a Ángel. El domingo por la mañana fuimos montar el stand y a los cinco minutos llega Ángel con su ímpetu y nos dice que tenemos que ir a un encuentro de la CdO (www.cdo.es); yo no le hice caso porque estaba terminando de montar el stand, y a los dos minutos volvió de nuevo, yo pretendía seguir sin hacerle caso, pero María Luisa cogió el bolso y me dijo que dejábamos el stand y que nos íbamos al encuentro. Uno siempre va con su plan, pero siempre hay alguien que te lo deshace, y encima es mejor, pero esto ocurre si tu posición es de obediencia como la de María Luisa, y no de pasota como la mía».

Y por último Ana: «Este año el stand ha sido una "casa" para todos; un lugar donde la gente se sorprendía cuando explicábamos lo que hacemos: el reparto de alimentos los sábados, las casas de acogida de mujeres y de hombres, la ayuda al estudio a los chicos... El viernes por la noche, estábamos cerrando y con eso viene un matrimonio y nos preguntan a mi marido y mí cómo hacemos para ser amigos de los musulmanes, porque para esa mujer era algo muy difícil. Entonces les dijimos que no era algo que se hacía, sino algo que se te da, como el milagro de los cuarenta chavales de media que cada martes y jueves vienen a estudiar.

¿Qué más decir? Han sido tres días muy provechosos donde la expresión más sencilla Dios la transforma en exquisita belleza».

foto rsherh foto